viernes, 18 de septiembre de 2015

TENÍA GANAS...


Tenía ganas de que llovieran cuchillos, de que se abriera la tierra y se tragara los edificios, de que se cayeran los árboles y el tendido eléctrico, de que bailaran las calles de asfalto y concreto, de que el mar subiera y la montaña bajara; tenía todas esas ganas porque sabía que nada nos iba a pasar, nada nos iba a dañar si todo aquello hubiera ocurrido.

Tenía ganas de arrancarte la ropa y comerte.

No hay comentarios: