miércoles, 29 de diciembre de 2010

CHICAS BBW 3 (Para que la gorda sea deseable)

"PARA QUE LA GORDA SEA DESEABLE".


Para que la gorda sea aceptable y sexualmente atractiva, deseable y deliciosa ha de tener una gordura que no le impida ponerse unos jeans y caminar a paso rápido un par de cuadras; ojalá tenga una espalda y cintura pequeña y un cuello no demasiado corto; el "ojalá" está dicho como sinónimo de recomendable sin llegar a ser requisito sine qua nom; mas en lo que se refiere al busto y al culo, no se debe transar bajo ningún respecto. Para que la gorda sea aceptable y sexualmente apetitosa ha de ser tetona y culona. El tamaño del trasero nunca será demasiado grande y redondo como un zapallo y ya no hablemos de los pechos. Para que la gorda sea rica y causa de erecciones de roca debe, obligatoriamente (y necesariamente), ser grandiosamente gigantomástica. Mientras más excesiva mejor, mientras más grande la areola y el pezón, más poderoso y rojo el glande y más húmedo será. En lo posible la fémina en cuestión ha de tener problemas para encontrar, en el comercio, sostenes que logren contener esa marea de carne sustanciosa; en lo posible dije (no es requisito esencial).
Si la vaca en cuestión lee la lista de los requisitos mencionados, por supuesto que no debe ni puede ofenderse (para que sea sexualmente atractiva) mucho menos ante el mote de "vaca" porque no es a título peyorativo que es llamada así (ni por burla), sino a título de homenaje y reconocimiento a una hembra que despierta el más animal, primario y viscoso deseo de culear poniendo en ello todas las fibras del cuerpo y hasta del alma. Más bien, al leer la lista, la vaca ha de ser despertada en su libidinosidad y en la convicción de ser adorada de una manera afiebrada sin ningún tipo de pudor o barrera.
La gorda tetona lee la lista de los requisitos y siente el cosquilleo en el bajo vientre, cruza las piernas, se acaricia sus poderosos muslos, desabrocha el botón de sus apretados jeans, el cierre baja por sí solo y se mete una mano debajo de los calzones para tocarse el clítoris mientras, con la otra, sostiene el texto y continúa leyendo sin parar. Ahora bien, puede que la vaca esté ante la pantalla de un computador leyendo la mentada lista, entonces, en tal caso, mientras que con una mano se pajea, con la otra se soba sus enormes tetas con forma de pera y entreabre la boca para humedecer con la lengua sus labios imaginándose los besos y la otra lengua que la visita y busca la suya. La mano que estaba en los pechos sube a acariciar su cuello y la vaca parece escuchar los lametones húmedos y los chupones y los susurros llenos de obscenidades que se le dicen a su oído. La señora o señorita pechugona abre (los tenía cerrados) abre los ojos, de improviso y, en voz alta dice ¡basta¡ Deja de maturbarse y se levanta del asiento un poco molesta por la notable humedad de su hendidura y se dirige al baño. En menos de 10 segundos queda desnuda frente al espejo y procede a tocarse su cuerpo exhuberante de redondeces, levanta los brazos y se coloca las manos en la nuca exaltando más aún su super-hipertrofiado busto, luego con un brazo se los cubre y con la otra mano se tapa el sexo y se mira de perfil. Mueve un hombro como coqueteando consigo misma y suspira. Susurrando y mirándose a los ojos dice al reflejo: "yo soy la vaca, la gorda deseable y llena de deseos, cumplo con todos los requisitos de la lista".
Toma una ducha, se jabona el cuerpo con delicadeza, se mete abundante y aromática espuma en la concha peluda y en el hoyo del culo, en las axilas y debajo de las tetas, sobre todo debajo de las tetas. Se siente feliz y deliciosa como para tararear una canción mientras el agua tibia de la ducha se lleva la espuma cuando cae por su cuerpo hasta el desagüe, dejando sólo un aroma exquisito sobre la piel. Teminado el baño seca su curvilínea humanidad con premura, se hecha desodorante en los sobacos y perfume en las partes estratégicas, se recorta, con unas tijeras parte del matorral púbico y que ella estima está demás. El colaless rojo desaparece entremedio de los enormes cachetes de su trasero y los sostenes XL son ajustados para quedar a penas conteniendo el paquete de sus ubres prepotentes. Logra introducirse, con alguna dificultad, en sus jeans y después de cubrir su torso con la precisa prenda del preciso y audaz escote, se pinta de negro intenso el contorno de los ojos y cuelga una enorme argolla en cada una de sus orejas. La gorda deliciosa y tetona se guiña a sí misma, coquetonamente, un ojo y lanza un beso a su imagen reflejada en el espejo: soy la vaca que cumple los requisitos de la lista, soy una chica bbw.
La chica bbw ya está lista y sale de su casa.

3 comentarios:

jjadde{C2} seda roja dijo...

eres imposible KRISTIAN...

ENTRE OFENDERME Y REIRME...


y meterme a la ducha...

besos de una kajira

Anónimo dijo...

То make the cup run over.

Anónimo dijo...

Simplemente hermoso.