jueves, 12 de agosto de 2010

PORNOGRAFÍA.

La "cosa" ahora es: cómo, de qué manera haré mi fortuna. Jajajajaja, es para reirse.

Hace tiempo de......
Hace tiempo que no pornografea; no puede hacerlo. Sus hábitos se reducen a cierto fetichismo sadomasoquista y a las fotografías de mujeres excesívamente pechugonas. En su imaginario utópico y delirante, él mismo, él, se vuelve un artista y un empresario de esas disciplinas; hace de esas artes una profesión, un medio de ganarse la vida y lo hace con talento porque le gusta, disfruta con ello y como es una verdadera vocación, su actividad se transforma más en un juego que en un rutinario y reglado trabajo. Pero innova, se le ocurren ideas geniales y sofisticadas nunca antes puestas en práctica, ni en la literatura ni en el teatro ni en el cine ni en las artes plásticas ni la fotografía. Es tan revolucionario que ya muchos puristas, lacayos de lo establecido, críticos rigurosos, fariseos tiesos, comienzan a opinar que "eso" ya no es porno.
Pero, ¿qué es lo porno? ¿cómo se define la palabra, el concepto, de pornografía? ¿cuál es el objetivo que persigue lo porno? preguntas éstas que a él le parecen inútiles e intrascendentes. En todo caso el objetivo de su trabajo es excitar sexualmente (¿ese es el objetivo de lo porno?) aunque él no lo define como objetivo o finalidad de su "arte" sino como piedra basal o angular a partir de la cual se construye el edificio, pero volviendo siempre a esa piedra angular (la excitación es la piedra) porque además de ser cimiento es cemento y pintura y barniz que cubre y recubre la obra, digamos que fabrica un todo sexual.

2 comentarios:

- CONTRABAJISTA, AÚN - dijo...

el porno es excitar los sentidos con piel o sus sustitutos

Betty M. dijo...

Siendo suavemente pornógrafa soy feliz