viernes, 26 de diciembre de 2008

BEBIDA AMARGADULCE .

Todos tenemos nuestra bebida amargadulce, la calma dolores, la anestesia necesaria y fundamental que nos permite resistir el camino de nuestro "Gólgota". Cada uno, y sólo uno, sabe cuál es la suya y si no lo sabe es que está simulando no saberlo ya que cuando no tenemos una de estas bebidas la inventamos.
Es bebida amarga-dulce, amarga y dulce, las dos cosas a la vez, simultaneamente. Es dulce porque es un alivio, un pequeño gustito en el paladar que nos permite dejar de pensar (por unos minutos) que vamos directo al cadalso; si no nos da energía, nos hace creer al menos que la recuperamos; si no nos da un placer absoluto, nos proporciona una brizna de frescor al calor infernal y a la sequedad de nuestra garganta. La bebida es también brebaje amargo ya que no es medicina y no quita los dolores, sólo es droga calmante y por ende colaboradora del vacío insufrible que se acerca. Es amarga y agria porque sabemos de antemano que no sacamos nada real, ni útil al beberla; es amarga porque su sabor dulce sólo sirve para que la tortura se alargue y parezca eterna. No se debe uno enviciar con esta bebida ya que de lo contrario no cumplirá con su función de calma-dolores y se transformará en "la bebida de los dolores", pero no podemos prescindir de ella; el que lo pueda hacer, que lo haga, que demuestre lo que quiera demostrar, allá él.
En ciertas etapas del camino la bebida se hace más necesaria que en otras y dicha necesareidad, dependerá del grado de resistencia que tengamos y del nivel de nuestro sufrir, todo lo cual es particular de cada uno, por eso nadie te puede juzgar, sólo tú sabes de tus dolores y de tu bebida.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tú eres mi bebida amargadulce.
Eres mi dios y mi diablo.
Mi dueño y mi esclavo.
Mi salvación y mi perdición.

SUPNEM dijo...

Estoy deacuerdo;
Pues fome sería la vida dulce-dulce o amarga-amarga.
Por algo el semen es amargo-dulce.


saludos.